CONTACTO -
CONTACT

Bogotá D.C. - Colombia

hauzer.arquitectura@gmail.com

Tel +57 319 257 4560, Fijo +571 704 17 64

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Parte 3, Akashaja, yoga y desarrollo humano - nuestra experiencia:

Actualizado: 4 de jun de 2019


Parte 2


Ya es Abril de 2018 y el almacén se construye rápidamente, a la vez que se ha definido el nuevo diseño para la sala de masajes; la forma del almacén se basó en la proporción geométrica del hombre de Vitrubio de Leonardo Da Vinci, teniendo una claraboya en la ubicación de la cabeza, mientras la de la sala de masajes en la del vescica piscis y la mandoria que se forma; y a propósito de la sala de masajes, dejó de serlo, y se convirtió en una cabaña para cuatro personas, habiendo ahora que pensar en una manera de hacer un cerramiento económico y confortable. Se llegó a una solución con estibas, sin embargo no podía realizarse aún, pues quien la ejecutaría se encontraba ocupado.



Hernando Guzmán, el carpintero… o más bien un ebanista, se encontraba finalizando la estructura en madera del altillo, hecho que le ganó la admiración de todos los presentes en la obra debido a la precisión con la que lo realizó; luego él mismo se encargaría de diversa cantidad de acabados donde mostraría su maestría en el vidrio, pues adornó las forjas que él mismo hizo.



Llegó un momento en el cual se estaban llevando a cabo siete obras al tiempo: La matriz, la cabaña, el almacén y la finca estaban en construcción, y se estaban diseñando la cabaña de la propietaria, otra cabaña para cuatro personas y el shala de yoga, por lo que Juan, el arquitecto encargado de la obra, decidió llamar a su compañera de tesis de pregrado, María Jimena (ahora parte de Hauzer Arquitectura), para ayudarlo con el diseño de la cabaña de la propietaria y de la cabaña para cuatro, y así fue. Entre tanto Juan realizó el diseño del shala de yoga, que se basa en la geometría de Fibonacci y la proporción de tamaños entre el planeta Tierra y la Luna, buscando adaptarse al terreno, al sol, al viento, y aprovechar el espacio bajo el shala para hacer habitaciones, teniendo también cubiertas verdes.



La estructura de la cabaña se realizó en menos de un mes, se resolvieron pequeños inconvenientes, los aprendizajes nos habían hecho más perspicaces y pulidos en el trabajo; esta cabaña, a petición de la propietaria, se realizó tomando la geometría del eneágono y el eneagrama, y bajo ella se decidió que se ubicaría la sala de masajes.


Más adelante, Esenergy instaló los paneles solares sobre la cubierta del parqueadero, y Miguel Ventero corrigió algunos errores en las instalaciones hidrosanitarias; aquí nos dimos cuenta de sus capacidades y decidimos invitarlos a ambos a hacer parte de Hauzer Arquitectura.



Parte 4