CONTACTO -
CONTACT

Bogotá D.C. - Colombia

hauzer.arquitectura@gmail.com

Tel +57 319 257 4560, Fijo +571 704 17 64

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

La guadua: Conoce mejor el material del futuro, el acero vegetal

Actualizado: 5 de oct de 2018

Te contamos las razones por las cuales la guadua es conocida como el acero vegetal y considerada por muchos como el material del futuro.

Sus propiedades mecánicas


La comparamos con dos de los materiales más comunes en la construcción debido a su gran resistencia a las siguientes fuerzas:



Nuestra experiencia nos permite dar testimonio de la ventaja de utilizar un material que está vivo, pues hemos visto guaduas recuperarse de situaciones de estrés en las que llegaron a curvarse o comprimirse más de 10cm y luego volvieron a su forma y dimensiones originales, cosa que ningún otro material de construcción podría hacer (el concreto y la madera se quebrarían, el acero se curvaría sin volver a su forma original) lo que la hace el material ideal para construir, en especial en zonas con riesgo sísmico, y una de las mejores alternativas para construcciones sismoresistentes, pues es capaz de moverse o absorber grandes fuerzas y luego volver, como si nada hubiera pasado, a su forma original.


Este estacionamiento está diseñado para dos camionetas cargadas y dos motos, además del peso de una placa de 12cm y una cubierta con tierra y plantas; está en un segundo piso, la estructura que lo sostiene es en guadua

Su valor ecológico y ecosistémico


La guadua se encuentra regularmente en ecosistemas con altitudes menores a los 1500 msnm, aunque se ha llegado a dar hasta a 2500 msnm; pertenece a la familia de las poáceas, por lo que se trata de un tipo de pasto; la más utilizada en la construcción (por ser la más fuerte que se conoce) es la guadua angustifolia kunth. Colombia es el mayor exportador de este material y en sus tierras se encuentra la variedad de mayor resistencia conocida.


Los guaduales (bosques de guadua) pueden comenzar de un solo individuo, que comienza a reproducirse ya sea cuando sus ramas basales tocan el suelo y forman nuevas guaduas, o cuando cae y de las yemas de sus entrenudos surgen nuevas guaduas; estas alcanzarán en 6 meses su altura máxima (en un guadual maduro, más de 30 metros), y desde que salgan del suelo tendrán su grosor máximo, lo que las hace una opción relevante para ser un material de construcción económico, de fácil acceso y rápido crecimiento (ideal para cultivos sostenibles), pudiendo ser además relevante para la economía de los países que la produzcan, pues se puede aprovechar todo de ellas y fabricar desde telas hasta comida (más de 1500 productos posibles).


Guadua creciendo de la yema de otra guadua; cada una de esas púas puede convertirse en otra guadua

Un guadual maduro debe tener por lo menos 8 años de edad, una vez alcanzada esta edad, toda guadua en el entre los 4 y 6 años es apta para construcción.

La cosecha debe ser una entresaca que no supere 1/3 del cultivo (es decir, no se cosecha arrasando todo un tercio del guadual, sino que, repartidas en todo el guadual, se cosecha una tercera parte de los individuos). La razón de esto radica en que las guaduas se sostienen entre ellas gracias a sus ramas, pues son muy esbeltas para soportar el viento; generan una enramada que permite a gran cantidad de enredaderas crecer, a las aves vivir y hacer sus nidos, y al sotobosque prosperar, protegidos por las púas de las ramas basales que cubren el suelo y por las de las ramas apicales que protegen el cielo.



Pero eso no es todo, la guadua es bien conocida por absorber más C02 que la mayoría de especies vegetales y porque absorbe más agua de la que necesita, resultando en que 1- Genera un microclima que mantiene a las especies del guadual sanas y les permite sobrevivir a las sequías y 2- Retorna agua limpia a la tierra, lo que la convierte en un elemento esencial para recuperar fuentes hídricas ya sea por contaminación o sequía.

Además de esto la guadua posee unas raíces extremadamente fuertes y dado su método de propagación, en el que todo el guadual está conectado bajo tierra y sobre ella, es una de las mejores alternativas para prevenir la erosión de terrenos, en especial en fuertes pendientes, pues se puede adaptar y crecer en abismos.


Una vez instalada en un edificio, se convierte en hogar o lugar de paso de la fauna del lugar, y, al ser un material vivo y que respira, genera un gran confort en el habitante, no solo térmicamente, sino espiritualmente, pues este material representa la adaptabilidad a la adversidad, la paciencia, la constancia y la fuerza.